martes, enero 16, 2007

Cartagena recupera parte de su historia enterrada


Al atravesar las calles del centro de Cartagena, con sus escaparates y Mc Donalds, muy pocos sienten bajo sus pies la vida que en esas calles bullía hace dos mil años. Camino de la calle Mayor uno puede pasar por el Tartesio, un café situado en la plaza Puertas de Murcia, mientras contempla unas termas romanas. Separados por el metacrilato y por dos mil años este rincón de la ciudad parece destinado al relax de unas termas o al placer de un buen café.


La promoción turística Cartagena Puerto de Culturas ha puesto mapas e identificación a cada una de estas joyas que se sitúan bajo la ciudad y que uno puede disfrutar paseando.

Los arreglos del casco viejo sacan a la luz restos sepultados por constructores desaprensivos que escaparon a los arqueólogos. Sin embargo otros muchos no pudieron, o no quisieron eludir su responsabilidad y decidieron levantar sus locales respetando los restos arqueológicos y facilitando su visita. Es el caso de la exposición fija de restos funerarios, situada en la Caja de Ahorros del Mediterráneo en la calle Mayor.

María Abad, encargada del área de visitas de la CAM, afirma, “Conseguimos un convenio del ayuntamiento que sólo nos subvencionó la mitad del coste por adecuar el banco a la visita de turistas pero hoy estamos contentos”.

Parece una sucursal cualquiera pero en su interior guarda algo más que los ahorros de algunos cartageneros. Dentro se encuentra un cementerio romano que cada día sorprende con nuevos hallazgos. Al bajar las escaleras se siente ese frío húmedo que hay en las casas que llevan mucho tiempo cerradas y sin luz. Un pasadizo metálico recorre la estancia y bajo él, a unos dos metros se encuentran las fosas. El techo se puede tocar con las manos. Alguno, con vocación de expresionista, ya ha aprovechado para dejar, utilizando un spray, su mensaje a la posteridad. En la pared hay un tablero que va desde el techo hasta el suelo. En él se indican las diferentes épocas a las que pertenece cada estrato de tierra y la civilización que hizo uso de ellas.


Bajo nosotros unas fosas donde –según los arqueólogos– se enterró a un grupo numeroso de niños que padecieron alguna terrible enfermedad. Las ruinas a veces encierran historias, y estas historias las convierten en tesoros. Este banco ha sabido aprovecharlo y ahora lo hacen también hosteleros y constructores. También es parte de su negocio y una buena forma de que la historia palpable sobreviva al hormigón.


6 comentarios:

guardafaro dijo...

Con el auge del turismo rural, en Asturias (y otras provincias) muchas personas descubrieron que, en lugar de demoler esa vieja cuadra de piedra con 300 o 400 años de historia de vacas y otras más, podían utilizarla como atractivo complemento turístico. Igual puedo decir de hórreos, viejos molinos y puentes de piedra, fraguas, herrerías y otros lugares similares.
Mira tú por donde, una loable iniciativa de una entidad bancaria en Cartagena ha hecho ver a otros que, en lugar de pisotear la historia, enterrándola más, puede ser más rentable para ellos "sacarla" a la luz y a los ojos de la gente. En estos casos poro importa el interés económico de los propietarios del suelo (beneficio al que tienen derecho) sino el beneficio incuantificable que la humanidad percibe al preservar su legado histórico.

Gracias por tu visita, que me ha permitido conocer tu blog ahora. Y gracias también por tu voto.

susanamb dijo...

Si es que no se valora lo que tenemos en nuestra maravillosa ciudad, ni a las personas que viven en ella...
¡Ay! Mucha gente no sabe lo que se pierde no viniendo aquí...
Un abrazo.

Anónimo dijo...

Catagena siempre ha tenido un gran potencial. Se está haciendo mucho para recuperar restos romanos y así atraer al turismo. Pero por desgracia poco se hace para que esta ciudad sea un sitio más habitable. Mucha preocupación por los restos arqueológicos y pocas zonas verdes. Cartagena es y será un sitio ocre y sucio.

CEL dijo...

Se está tomando conciencia e iniativas civicas de no arrasar con la historia.

Hasta hace unos años se apostaba por la modernidad y no importaba lo que se demolia, hoy parece que ha entrado el juicio y en vez de destruir se rehabilita.

A Cartagena le pasa como a Tarragona que nada más arañan un poco sus tierras y sale a la luz todo su explendor Romano de lo que fuerón, ciudades muy importantes.

Y en cuanto lo que dice guardafaro que en Asturias se va recuperando las viejas estructuas, les felicito, soy una viajera que disfruta viendo y viviendo esas piedras que tienen historias.

Que sigamos en esta linea y vamos adelante preseverado nuestra historia,

Un saludo.

agradezco tu paso por mi blog.

©Javier Miranda-Luque dijo...

Convocatoria-web este sábado 27, sin restricción de horario:

Ciber-happening
en la blogosfera
para invitados virtuales
y transeúntes diversos
(SE SUGIERE VESTIMENTA CONFORTABLE. LA HIDRATACIÓN CORRE A CARGO DE CADA QUIEN. ADVERTIMOS QUE DENTRO DEL ASCENSOR NO HAY COBERTURA CELULAR NI, OBVIAMENTE, INSTALACIONES SANITARIAS)

CN dijo...

Guardafaro: Asturias me encanta, Mieres, Oviedo... lo descubrí el año pasado me enamoró, tengo que volver. Un saludo

Susana: Se valora mucho cuando estas fuera, es una pena pero es lo que a mi me ha pasado.

Anónimo: Hay que conciliarlo todo, aprovechar los restos arqueológicos como reclamo y al mismo tiempo crear espacios agradables para los que habitan esta ciudad, las zonas verdes no son incompatibles con la recuperación de restos, es más deberían ser elementos complementarios.

Cel: Tarragona también guarda esplendor bajo tierra, no dejéis que los constructores y los especuladores acaben con ella. Recuperar esos restos y hacer que la gente los pueda ver hace que muchos se interesen por la historia de la ciudad. Un saludo!!